Noviolencia

Con el aplazamiento de la COP26, el Acuerdo de Glasgow toma la iniciativa sobre acción climática

No se trata de otra declaración de la sociedad civil sobre el cambio climático, sino de un “compromiso climático de los pueblos” para tomar medidas decisivas sobre las emisiones de gases de efecto invernadero.

Entre esperanza y desesperación: nos rebelamos por el clima en 2020

El año 2019 cerró con una COP25 sin resultados significativos. Cuatro años después del “histórico” Acuerdo de París, seguimos sin compromisos suficientes para limitar el aumento de temperaturas a 1,5ºC. De hecho, vamos camino de una subida de más de 3ºC, muy probablemente sobrepasando varios puntos de inflexión y desencadenado un calentamiento aún mucho mayor y catastrófico.

Mis desencuentros con Extinction Rebellion (XR) - una critica solidaria

Me gustaría exponer algunos de mis desencuentros políticos con XR, qué me hacen replantearme mi participación en XR. Entiendo esto como una critica solidaria, que me hace pensar que quizás el mejor apoyo que puedo dar a XR es desde fuera, y no desde dentro, como tampoco quiero contribuir a un bloqueo dentro de XR.

Tengo que admitir que entré en XR ya con muchas dudas, consciente de algunas de las criticas en relación a XR en el Reino Unido. Mi propia experiencia con XR internacional (la poca que he tenido) tampoco ha sido positiva, más bien un desgaste. Pero prefiero centrarme en XR Estado español, aunque tengo que admitir que el acercamiento a XR internacional forma parte de mi alineación de XR. Aunque XR habla mucho de la horizontalidad y de la holocracia, al fin y al cabo existen al nivel internacional estructuras de liderazgo poco transparentes y poco democráticas (https://www.peacenews.info/blog/9354/reflections-extinction-rebellion), y tengo la sensación que se usa la palabra ‘holocracia’ para ocultar estas estructuras de poder dentro de XR.

Hacer despegar la fuerza del torbellino para frenar el cambio climático

Nos queda poco tiempo para lograr un cambio fundamental en la política de nuestros Estados para frenar y limitar el cambio climático. Estamos hablando de pocos años pues en 2030 (en menos de 12 años) tendríamos que haber reducido las emisiones de gases de efecto invernadero en más de un 45% para limitar el calentamiento global a 1,5º C. Pero ni la política, ni el debate social están a la altura de este reto. Entonces, ¿estamos jodides?

El movimiento español contra el cambio climático busca a sus rebeldes

Desafortunadamente, en el Estado español el movimiento contra el cambio climático es poco visible, lo cual no quiere decir que no exista.  Existen, de hecho, varias alianzas de organizaciones sociales y ONG trabajando sobre el cambio climático, como es el caso de Alianza por el Clima, formada por más de 400 organizaciones que representan al movimiento ecologista, sindical, de cooperación al desarrollo, consumo, ciencia e investigación . Además, existen plataformas menos amplias, como por ejemplo la Coalición Clima, además de, a nivel local, una multitud de plataformas y coaliciones similares.

Necesitamos una rebelión contra la extinción

El 3 de diciembre de 2018 dará comienzo el COP24 en Katowice, Polonia. Una nueva conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático que debería coordinar los esfuerzos de los Estados para limitar el aumento de las temperaturas a niveles “significativamente inferiores” a los 2ºC, de acuerdo con los compromisos del COP21 de París.

Sin embargo, la historia de las COP no nos invita a tener muchas esperanzas en torno a esta nueva edición, pues las anteriores no consiguieron alejarnos de las graves consecuencias del cambio climático.

Sin justicia climática naufragará nuestro barco hundido

Aunque estamos «todes en el mismo barco», el cambio climático nos exige un análisis sobre el poder.


Destruye lo que te destruye

Para cambiar el mundo y construir un mundo más justo, sustentable, ecofeminista y queer es necesario tanto destruir como construir.


Crear el mundo que queremos es una forma mucho más sutil y poderosa de actuar,

que intentar destruir el mundo que no queremos


Marianne Williamson.


El boicot y la economía alternativa y solidaria, dos caras de la misma moneda

  • La historia nos ofrece numerosos ejemplos que muestran el potencial de los boicots para incidir en los procesos económicos
  • La concienciación de la población, los medios de comunicación y las acciones no violentas de presión son claves para lograr el éxito
  • El boicot no va a acabar con el capitalismo, pero funciona contra los excesos injustos

Cambio Climático: O nos organizamos, o las distopías se convertirán en realidad

13 de febrero de 2018: Climate Change News publica el borrador del informe del IPCC que alerta que será muy difícil mantener el aumento de temperaturas por debajo de los 1,5º C previstos en el acuerdo “histórico” de París. 14 de febrero: España batió en 2017 su récord de importaciones de petróleo por tercer año consecutivo.

Páginas

Suscribirse a Noviolencia