¿Quién es Angélique? Y, ¿esto realmente importa?

Esto no es el texto que pensé ayer escribiré hoy. No tiene nada que ver con lo que estuve pasando ayer, cuando conecté con mi desesperación con el mundo, mi depresión, pero también con el trauma de mi adolescencia. Pero todo ha cambiado por la noche.

Estuve despierte y estuve pensando en una perdida reciente, en un amor asexual y arromántico. Y, de repente tuve un flash violento en el que apareció mi padre, y me vi con 14 años en la esquina de una habitación en el suelo. Empecé a llorar y empecé a pensar en Angélique, una amiga, otra perdida nunca llorada. No tengo casi ningunos recuerdos de Angélique. Sé que me dejaba un regalo el día de mi confirmación (la confirmación luterana es con 14 años), sé que estuvimos amigues, y sé que ella desapareció. No me recuerdo si volvimos a vernos después de mi confirmación. No me recuerdo como nos conocimos, como conectamos, qué hicimos o cuanto tiempo estuvimos amigues. No creo que nuestra amistad tuvo una componente sexual. No sé si fue un amor, pero si lo fue, fue un amor asexual.

Lloré lo más silencioso posible durante la noche, y sentí miedo en mi estomago. Miedo, pero más que miedo rabia. Mucha rabia hacía mi padre. Rabia y odio. Lloré, y me imaginé pegar a mi padre hasta que se queda sangrando en el suelo. Hacerle daño. Hacerle sufrir. Solo compartir mi rabia y esta fantasía a través de mensajes con unes amigues al final me permitió tranquilizarme algo y dormir al menos algo. Y luego pensé en tomar un tren a la ciudad donde vive ahora, ir a su casa, y pegarle hasta …. hasta que se queda poco más que una masa de carne y sangre...

Realmente, no creo que esto realmente es sobre Angélique. En este sentido, no importa quién era Angélique. Tampoco es sobre mi perdida reciente. Es sobre mi y mi padre.

Siempre me he preguntado por qué tengo tan pocos recuerdos de mi padre cuando pienso en mis traumas, pero algunos recuerdos mucho más concretos de mi madre. ¿Tenía miedo a mi padre cuando tenía 14 años? No lo creo. Quizás tenía miedo cuando era más pequeñe, pero con 14 años, creo que, no. Me recuerdo de que mi padre me amenazaba con llevarme al peluquero tirándome de mis pelos, como me negaba a cortar mi pelo (empecé a llevar mi pelo largo con 14 años), pero esta amenaza no me daba miedo. Tenía más miedo a que me cortarían mis pelos durante la noche, mientras estaba dormide (otra vez este de no poder sentirme segure…).

No me recuerdo de más de mi padre. Pero me quedo con el miedo en mi estomago, y sobre todo con la rabia. Siento que aquí estoy descubriendo algo en la caja de pandora de mi trauma, pero no sé que es y a donde me llevará. Sé que es doloroso, sé que me da miedo, sé que me causa mucha rabia...

Tags: