¡Ira! (y insomnio)

¡Ira!
¿Qué hago con la ira a la una de la noche?
Me imagino ir a la casa de mi padre. Supongo que todavía vive en la casa. Realmente no lo sé. Ni sé si todavía vive. Ojala no. Aunque me gustaría saberlo para poder celebrarlo.
¡Ira!
Me imagino ir a su casa en Alemania, me imagino llamar a la puerta, y cuando abre empujarlo hacia dentro, pegarlo. Pegarlo hasta se queda inconsciente.
Me imagino tomar un martillo y romper los cristales de todas las ventanas de la puta casa.
Me imagino tirar cócteles molotov hacia dentro y mirar contente como las llamas se apoderan de la casa, la destruyen.
¡Ira! ¡Mucha ira!
¿Y qué hago con esta ira a la una de la noche?
Siento la ira en mi estómago, la furia. Te quiero matar, padre maltratador, violador. Te quiero matar. Te odio.
Te odio, te odio, te odio.
Y no sé qué hacer con mi ira a la una de la noche.
Entonces, lloro. Siento mi dolor por tus abusos, y lloro.
Lloro, y lloro, y lloro.
Pero la ira no se va. Me quedo con la ira a la una y media de la noche. La ira no me deja dormir.
¡Ira!
¿Qué hago con mi ira a la una y media de la noche?
¿Qué hago con tanta ira a las dos de la noche?
¿Qué hago con tanta ira a las tres de la noche?
¿Qué hago con tanta ira a las cuatro de la noche?
¿Qué hago con tanta ira a las ....?
¿Qué hago con tanta ira?