8M y cuidados (o falta de cuidados)

Participé en unas actividades del 8M en Sevilla con amigues y nuestro colectivo Disidencias del Sur y nuestra pancarta “El feminismo también somos nosotres: trans, queers, nobinaries”. Empecé con el almuerzo en la Alameda de Hércules. Hubo un buen ambiente cuando llegue, con música y gente bailando. Luego hubo un espectáculo de Flamenco Inclusivo, un espectáculo que también trató el tema del abuso, y que para mí fue no solo un detonante de un flashback, sino que me retraumatizó. Tuve que llorar casi durante todo el espectáculo, y tardé mucho en recuperarme con el apoyo de algunes amigues y compañeres. Cuando repitieron su espectáculo al final de la manifestación en el Palacio San Telmo decidí alejarme, y, por suerte, une amigue me acompaño. La verdad es que solo escuchar los inicios de la música y pensar en el espectáculo ya me causó otro flashback.

El feminismo reivindica poner los cuidados en el centro, algo que me parece imprescindible para construir un mundo mejor y más justo. Pero, para mí, hubo una falta de cuidados en este caso. Un espectáculo, una obra de arte diseñada para tocarte, para emocionarte – y no he hablado con nadie quien no se ha emocionado – está bien. Pero para personas que han sufrido abusos, que sufren estrés postraumático, una obra así no solo te emociona, puede ser el detonante que te lleva a un flashback, a recuerdos de tu trauma, o, peor aún, te puede retraumatizar, y es lo que ha pasado a mí. Este espectáculo ha añadido otra imagen más y un sonido a mi colección ya bastante amplia de imágenes de trauma, de abuso sexual, etc. No es lo que realmente necesitaba.

Me parece una falta de cuidados por parte de las organizadoras y por Flamenco Inclusivo, quizás debido a una falta de consciencia sobre trauma y que significa el estrés postraumático. Si hubiera sabido del contenido antes, me hubiera alejado ya en la Alameda, como estoy muy consciente de que en el momento no puedo sostener las emociones (y imágenes/recuerdos) que me causa una performance así.

Existe el concepto de aviso de contenido (content warning en inglés) o aviso de detonante (trigger warning en inglés), para avisar de un contenido sensitivo o potencialmente detonante. Explica Carolina Casado (no estoy muy de acuerdo con su articulo en general, pero su explicación sirve):

Un trigger warning no es otra cosa que un aviso de contenido previo a la lectura de una novela, a la visualización de una película o serie, etc., que tiene como objetivo avisar a la persona del contenido potencialmente delicado que puede encontrar y que puede suponer algún tipo de impacto emocional, especialmente si esa persona ha experimentado algo similar en el pasado. Por lo tanto, tienen una función de protección.

Los trigger warnings más habituales son aquellos que hacen referencia a contenido de abuso sexual, violencia en todas sus formas y trastornos de salud mental.

(…)

Los trigger warnings surgieron para adherirse al sentido postraumático del término. Alertaban a víctimas de agresiones físicas o sexuales de que el material que a continuación iba a presentarse podría despertar esos recuerdos traumáticos, preparándolas para dicha confrontación.

Para mí, un aviso de detonante (trigger warning) hubiera sido útil para poder decidir exponerme o no a este contenido. Muy probablemente hubiera decidido que no, para no tener otro flashback o volver a traumatizarme. Y mis flashbacks no son los peores. He visto a une amigue en su flashback, completamente disociade de si misme, no consciente de su alrededor, incapaz de comunicarse y moverse. Me imagino una persona tiene un flashback de este tipo, y está sola o nadie de sus compañeres sabe de su trauma y como responder a su flashback, como ayudarle en este momento.

Estoy consciente de que hay toda una controversia científica sobre si son útil o contraproducente los avisos de contenido o detonante. El debate es sobre si es útil para personas traumatizadas evitar los detonantes. Y lo que a mí me falta es este debate son matices importantes.

¿Tiene sentido evitar los detonantes toda mi vida, para no tener que recordarme de mi trauma? Para mí, obviamente no. Es importante trabajarse su trauma. Sería difícil vivir una vida plena y sana intentando siempre evitar a todas las cosas que podrían recordarme a mi trauma. En estos debates sobre la utilidad de los avisos de detonantes se habla mucho de la terapia de exposición a los detonantes (más con ejemplos de una fobia, como la fobia de arañas). El problema es que en la terapia la exposición se hace en un contexto seguro, con acompañamiento profesional, y la persona sabe que esto va a pasar. Puede prepararse, y si le sobrepasan las emociones hay apoyo profesional. Pero en una concentración, o en otro tipo de evento, sin aviso el contenido detonante viene de sorpresa, el contexto puede ser poco seguro, y no hay apoyo profesional y si hay apoyo por parte de amigues o compañeres tampoco es garantizado. La persona traumatizada se puede ver completamente desbordada emocionalmente, o, en el peor caso, tan disociada como mi amigue en otro contexto, y ni sabe donde esta, ni esta consciente de su alrededor, ni puede comunicarse.

Para mí, los avisos de detonantes son una forma importante del cuidado a las personas traumatizadas. Según un estudio realizado en España en el año 2006, la prevalencia del TEPT (Trastorno de estrés postraumático) en la población general es del 1,95%. Me imagino que entre les participantes en una manifestación del 8 de marzo este porcentaje puede ser todavía más alta, como muchas mujeres (y personas trans, nobinarias, queer) han sufrido abuso sexual u otro tipo de abuso.

Cuidaremos a nuestres compañeres y hermanes traumatizades, sobre todo cuando tienes sus heridas muy abiertas (como yo en el momento), y les daremos la oportunidad para tomar una decisión consciente sobre sí o no quieren exponerse a un detonante, sí o no se ven capaz de sostenerse y/o tienen el apoyo que necesitan para hacerlo. No se trata de fomentar vidas de evitar los detonantes, se trata de empoderar a las personas traumatizadas a tomar las decisiones más adecuadas para ellas en este momento.

Hablaremos de trauma y cuidados. Ponemos los cuidados en el centro – de verdad.