COVID

COVID – trauma – depresión

Desde ya un mes he vuelto a conectar con mis traumas – en plural.

(Semi) Cuarentena y estrés postraumático complejo

Sabía que esto va a pasar tarde o temprano: hace seis días estuve en contacto estrecho con un amigo quién luego dio positivo en COVID. El miércoles me avisó una amiga, y me puse en contacto con Salud Responde. Como tengo ya la vacuna completa (el privilegio de la edad) no tengo que hacer una cuarentena estricta, pero si tengo que evitar contactos estrechos, es decir, realmente no puedo encontrarme con nadie, salvo con distancia y mascarilla, que a mi no me funciona.

Vivir con trauma en tiempos de pandemia

La pandemia ha causado problemas de salud mental para muchas personas. Pero para las personas quienes ya viviamos con trauma antes de la pandemia, ha sido y esta siendo un reto especialmente difícil y muchas veces doloroso.

Ya en tiempos ‘normales’ vivir con trauma muchas veces no es fácil. Hablo de experiencia, como vivo con un trauma complejo. Esto significa que todavía estoy luchando con darme cuenta de mis patrones de trauma, mis mecanismos automáticos de supervivencia, que me permitieron sobrevivir una infancia y adolescencia traumática, pero que ahora muchas veces me impiden darme cuenta de mis emociones, poner limites, confiar en amistades.

Coronavirus y Trauma III

A finales de mayo, cuando escribí sobre mi trauma complejo, escribí sobre las síntomas del trauma complejo, y que “puedo identificar todos menos uno en mí”: “El único que no puedo identificar (todavía) es la vergüenza tóxica, todos los demás están claramente ahí, en diferentes grados.


Sin reproducción no hay producción

No a un nuevo confinamiento y al cierre del ocio

Otra vez más restricciones de la vida social, del ocio – de la esfera de la reproducción. Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucia, no deja de repetirque el 70% de la actividad económica del país ocurre entre la mañana y las cinco de la tarde”. Entonces, según Moreno, se puede cerrar los bares (y toda actividad “no esencial”) a las 18:00h, se puede adelantar el toque de queda a las 22:00h para frenar los contagios, y lo hacen a partir del martes, 10 de noviembre. Y ya han prohibido los botellones, han adelantado el cierre de los parques en muchas ciudades (en Sevilla a las 21:00h). Parece que lo único que nos dejan hacer es trabajar.

La dictadura de la salud publica

No quiero negar la seriedad de la crisis sanitaria. El virus Sars-Cov-2 ya se ha llevado más de un millón de vidas al nivel global, y unos 40 millones personas ya han pasado por la enfermedad COVID-19. No es poco. No tiene sentido negar la seriedad de la situación, o caer en la trampa de las teorías de conspiración.

No obstante, tampoco tiene sentido apagar a nuestro pensamiento critico, sucumbir al pánico generalizado que parece existe en el Estado español. Tenemos que convivir con este virus al menos un año más, y hablo de vivir y no solamente de sobrevivir.

 

Tags: 

Políticas de miedo en tiempos de COVID-19

Parece que en estos tiempos de crisis sanitaria existe al menos un consenso amplio desde la izquierda radical hasta la extrema derecha: la necesidad de desarrollar una política de miedo como respuesta a la crisis, la de culpar a las personas contagiadas y especialmente la de tachar a les jóvenes de “irresponsables”. ¡Ya basta!

El horror de las mascarillas

Cada vez, cuando veo noticias sobre hacer el uso de las mascarillas obligatorio en cada vez más espacios, entro en pánico, y me sube la ansiedad. Instintivamente siento que ponerme una mascarilla siempre cuando quiero salir sería ponerme un desencadenante de mis reacciones traumáticas yo misme. Pero no entendía por que.

Sin titulo (Coronavirus y trauma 3)

Tres semanas de confinamiento, y hoy nos han anunciado otra prorroga – hasta el 26 de abril. Aunque era de esperar y no me sorprende, me toca. Además dicen ahora que la “situación de excepcionalidad se prolongará "un tiempo más" tras esa fecha”. Tampoco sorprende. Pero es una mierda.

Sin titulo (Coronavirus 2)

Sigo con mis altibajos, aunque hoy me he sentido un poco mejor. Pero ¿alto? Lejos de esto. Tengo mis bajos y mediobajos, pero nada de altos. Al menos hoy no he sentido la necesidad de sentarme al río y llorar. Y he sido capaz de concentrarme lo suficiente para leer algunos capítulos de una novela queer. Alto solo en comparación con el bajo. Y encontrar a una compañera en la calle y no poder abrazarnos me causó otro bajón, de hecho, recordándome de esto de vuelta en casa estuve a borde de llorar. Nada de alto.

Páginas

Suscribirse a COVID