Justicia Climática

Necesitamos una rebelión contra la extinción

El 3 de diciembre de 2018 dará comienzo el COP24 en Katowice, Polonia. Una nueva conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático que debería coordinar los esfuerzos de los Estados para limitar el aumento de las temperaturas a niveles “significativamente inferiores” a los 2ºC, de acuerdo con los compromisos del COP21 de París.

Sin embargo, la historia de las COP no nos invita a tener muchas esperanzas en torno a esta nueva edición, pues las anteriores no consiguieron alejarnos de las graves consecuencias del cambio climático.

Sin justicia climática naufragará nuestro barco hundido

Aunque estamos «todes en el mismo barco», el cambio climático nos exige un análisis sobre el poder.


Cambio Climático: O nos organizamos, o las distopías se convertirán en realidad

13 de febrero de 2018: Climate Change News publica el borrador del informe del IPCC que alerta que será muy difícil mantener el aumento de temperaturas por debajo de los 1,5º C previstos en el acuerdo “histórico” de París. 14 de febrero: España batió en 2017 su récord de importaciones de petróleo por tercer año consecutivo.

COP21: La política del espectáculo

El acuerdo de París no va a frenar el cambio climático

En los medios de comunicación se están celebrando el acuerdo de París sobre el cambio climático. "Histórico acuerdo en la Cumbre de París contra el cambio climático" dice El País, y continua: "El pacto pone un límite de dos grados para el calentamiento global y pide esfuerzos para que 'no supere los 1,5'" [1] Y la propia secretaria de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) dice en su comunicado: "Acuerdo histórico sobre el cambio climático en París. 195 naciones marcan la trayectoria para mantener el calentamiento muy por debajo de los 2°C" [2].
No obstante, la realidad es otra, y lo saben.

Páginas

Suscribirse a Justicia Climática