Un respiro

Esta noche por primera vez desde semanas he dormido bien, y no me he despertado a las 4:00h de la mañana o aún más temprano. Estoy disfrutando de un día con poca ansiedad y poco tensión en el cuerpo – al menos hasta ahora.

Ayer fue un día de lucha para mantener el nivel de ansiedad soportable, y también casi todo el día sentí mucha tensión en el cuerpo. Por la mañana me desperté a las 4:00h, y no volví a dormir. A veces pensé en mi infancia y adolescencia y lloré un poco a veces. Al final me levanté a las 6:30h para salir y pasear por el río. Fui al río y me senté un poco cerca del agua, esta vez sin miedo de la policía (no completamente – en la teoría no deberíamos detenernos durante un paseo o haciendo ejercicio, para no causar aglomeraciones de personas). Después de quizás 15 minutos me levante para pasear un poco. Volví a casa a las 8:00h.

Ayer también hablé con mi colega/amiga de mi cooperativa Netuxo, y asumimos por ahora que no volveré a trabajar al menos un mes más. Es más realista y fue un alivio plantearlo así. Me siento con menos presión, y creo que no puedo soportar mucha presión durante estos tiempos de crisis de salud mental.

Luego fui a Tramallol, donde normalmente trabajo, para esperar la entrega de un libro que he pedido, desafortunadamente sin cambiar la dirección a mi casa. Llevé mi portátil y hice unas pocas cosas, pero muy pocas. La mayoría de tiempo simplemente esperé a la entrega escuchando a musica. Fue triste ver a este espacio tan vacío desde semanas.

Llegó mi libro (Meg-John Barker y Alex Iantaffi: Life isn’t Binary – La vida no es binaria), y volví a casa. Me puse a leer un poco – no he leído ni una pagina de un libro desde semanas, desde acabé con el libro de Tom Spanbauer – y estuve capaz de concentrarme en el libro. Creo que tiene que ver con que el libro es también sobre mi – como también lo fue el libro de Tom Spanbauer – y esto me permite concentrarme en el libro. Creo que trauma hace esto: todo se centra alrededor de ti, y es difícil concentrarse en otras cosas.

Comí juntes con mis compañeras de piso en nuestra azotea (aunque comimos cosas diferentes, como mis compañeras no son veganas), y después charleé con una de mis compañeras de piso un poco más. Al primero charlamos sobre trauma, y luego sobre la vuelta a Tramallol. Pensar en como volver a trabajar en este espacio de verdad me causa mucho agobio, y hoy por la mañana pensé más sobre que podría hacer yo al respeto. La idea de trabajar en un espacio donde la gente lleva mascarilla y guantes, y la crisis esta presente todo el tiempo en el momento me parece insoportable. Aunque me gustaría seguir en Tramallol cuando puedo trabajar otra vez, temo que en estas condiciones me va a ser imposible. Necesito salir de casa, y lo hago varias veces al día, pero a veces también ver a mucha gente con mascarillas me vuelve a la sensación de impotencia y me siento al borde de llorar. No son condiciones para mi espacio de trabajo, y temo que lo que podría ser necesario para Tramallol podría ser contraproducente para mi salud mental.

Aunque en la teoría solo esta permitido salir una vez para pasear, salí otra vez por la tarde para otro paseo. Durante el paseo me llamó una amiga de Turquía y charlamos un rato. Volví a casa y me sentí más tranquile, y también la tensión en mi espalda había desaparecido. Pasé unas horas más escuchando a musica y con dos copas de vino antes de acostarme, y encontré sueño pronto.

Tags: