TEPT complejo II

Nota: Este texto también fue escrito primero en inglés y luego traducido al español y (tal vez) al alemán.

Hace menos de un mes empecé a nombrar lo que estoy viviendo como un trauma complejo, o un TEPT complejo. Volviendo a los síntomas resumidos por Meg-John Barker en un blog sobre Trauma y TEPT comlejo 101, puedo identificar todos menos uno en mí:

  • Flashbacks emocionales
  • Siendo muy críticos con nosotres mismes y/o con les demás
  • Vergüenza tóxica
  • Abandonándonos a nosotres mismes
  • Ansiedad y/o luchas en torno a situaciones o relaciones sociales
  • La soledad y/o el sentimiento de abandono
  • Disociación (sentirse examinado y/o distraerse/entumecerse con la comida, la bebida, las preocupaciones, el trabajo, los medios sociales, la televisión, etc.)
  • Sentirse mal con une misme desde la baja autoestima hasta el autodesprecio
  • Grandes cambios de humor y lucha con los sentimientos
  • Dificultades en las relaciones
  • Siendo fácilmente activada hacia los 4Fs

El único que no puedo identificar (todavía) es la vergüenza tóxica, todos los demás están claramente ahí, en diferentes grados.

 

Mirando mi vida a través de un lente de PTSD complejo, muchas cosas empiezan a tener sentido y a encajar, que es, creo, la razón por la que el libro de Pete Walker TEP complejo: De Sobrevivir a Prosperar: Una guía y mapa para recuperarse del trauma infantil, a menudo me conmueve tanto.

Pete Walker añade a la lista de síntomas la ideación suicida, que he conocido toda mi vida, sobre todo en forma de ideación suicida pasiva, la cual, según Pete Walker, "va desde desear estar muerto hasta fantasear con formas de acabar con tu vida". ... "La suicidalidad pasiva es típicamente un flashback a la primera infancia cuando nuestro abandono era tan profundo, que era natural que deseáramos que Dios o alguien o algo pusiera fin a todo."

Qué bien lo conozco, y ahora puedo ver que esto ha sido especialmente fuerte cuando me sentía mal, posiblemente en un flashback emocional desencadenado por algo. La última vez fue posiblemente en enero/febrero de este año, después de mi blues navideño (que ahora también identifico como un flashback emocional), cuando poco a poco empecé a aceptar que mi comunidad en Sevilla ya no es lo que era, pero también cuando las solicitudes de financiación para este año volvían rechazadas, y sentí un profundo fracaso (el crítico interno hablando).

Pero tuve esto tantas veces en mi vida, que no podría contar. Y puedo fantasear mucho sobre formas de acabar con mi vida, formas que no causen dolor, formas que no se noten, es decir, que me hagan desaparecer sin dejar rastro, sin que nadie lo sepa. Rara vez ha ido más allá de la suicidalidad pasiva. Las únicas veces que recuerdo fueron una vez durante otro episodio bastante fuerte de TEPT complejo hace unos cuatro años, cuando estaba en la cama y empecé a pensar en los cuchillos de la cocina, y me asusté tanto que me fui de la casa. Afortunadamente me encontré con una amiga en la Alameda, y probablemente no sabía realmente qué hacer, ya que empecé a llorar. La otra vez fue hace poco, hace unas seis semanas, cuando me estaba bañando y empecé a pensar en cortarme las venas con un vaso de vino roto.

Mi blues navideño a finales del año pasado fue claramente desencadenado por sentimientos de soledad y de abandono, y estaba volviendo a la soledad y el abandono de mi niñez y juventud.

Recientemente escribí acerca de mi lucha con las relaciones, así que no voy a entrar en esto aquí. Esto también está relacionado con la ansiedad en torno a las situaciones sociales y la falta (hasta hace unos años) de relaciones más profundas e íntimas.

Conozco muy bien el problema de la baja autoestima. No creo que llegue al punto de autodesprecio (y ciertamente no a una vergüenza tóxica, al menos no recientemente), pero aunque mentalmente hoy en día sé de lo que soy capaz, emocionalmente todavía no confío en mí misme, y me siento insegure sobre el resultado hasta que obtengo una respuesta positiva. Sé que puedo escribir buenos artículos, sé que puedo hacer formación, sé que puedo hacer programación para Drupal, sé que soy buene en un montón de organización política/pensamiento estratégico, pero eso no significa que realmente lo sienta.

Eso me lleva a mi crítico interno. Hasta hace poco, pensaba que era una parte en la que los síntomas no encajaban conmigo, pero ahora me doy cuenta de que mi crítico interno es realmente bastante poderoso, y a menudo tan bueno en ello que ni siquiera le percibo trabajando. Por un lado puedo ver esto funcionando emocionalmente. Hace unos días cité a Pete Walker en una de mis entradas de blog: "Por lo tanto, cuando un individuo, abandonado emocionalmente en la infancia, tiene un incipiente afloramiento de la experiencia emocional central, como tristeza, ira, depresión, etc., el crítico interno reacciona a ella instantáneamente con miedo y vergüenza impidiendo que el individuo la exprese, sino que a menudo incluso no se haga consciente de ella en primer lugar. Trágicamente, esto impide que el individuo se comunique desde los niveles más profundos de la experiencia vulnerable que son necesarios para un tipo de relación más profunda y sostenida".

Eso es una mierda, pero lo conozco bien, y está relacionado con mi tendencia a una respuesta "aduladora" (los 4F), es decir, a menudo ni siquiera me doy cuenta de que mis límites se han sobrepasado, o de que mis necesidades son ignoradas en entornos de grupo, por lo que las emociones pasan desapercibidas y se acumulan, hasta que se vuelven abrumadoras. Una vez que llego a ese punto, el crítico interno vuelve a trabajar y empiezo a culparme por haber llegado a ese punto. En el pasado, normalmente me iba, pero recientemente empecé a luchar. Tarde, pero mejor tarde que nunca. Aunque los resultados de la lucha han sido mixtos en cuanto al resultado, han sido abrumadoramente positivos en cuanto a las reacciones y la comprensión de la gente.

 

La disociación es probablemente el tema de mi vida, ya sea en formas de sueño diurno (de niño o de joven), escapando a los libros, o en el hiperactivismo o el trabajo (o ambos). También soy consciente de que he consumido alcohol a menudo en situaciones sociales para relajarme, y en los últimos años también más por mi cuenta. Y especialmente en los últimos años me he dado cuenta de que mi consumo de alcohol aumenta cuando no estoy en buena forma - posiblemente en algún tipo de flashback, aunque no siempre un flashback tan profundo como el de ahora. He aprendido (con excepciones) a dejar de beber alcohol cuando me doy cuenta de que eso es lo que está pasando, ya que soy muy consciente de que no ayuda en absoluto. Normalmente empeora las cosas.

Durante este profundo flashback emocional desencadenado por el confinamiento, claramente he estado abusando del alcohol, y sólo ahora que siento que puedo ver la luz al final del túnel me siento capaz de dejar de beber o al menos de reducir el consumo de alcohol (eso no quiere decir que me emborrachara todos los días. Pero llegué al nivel de por lo menos media botella de vino todos los días, limitado a las tardes).

 

Hace unos días leí en el libro de Pete Walker la parte sobre la re-paternización. La parte de la re-maternización para construir la auto-compasión no me conmovió demasiado, pero para mi sorpresa tuve que dejar de leer y tuve que llorar cuando leí la parte sobre la re-paternización y la construcción de la auto-protección. Aunque entiendo la paternidad y la maternidad como conceptos psicológicos/sociales independientes del género o el sexo (aquí entra en juego mi origen queer), me hizo pensar en mi padre, lo cual no había hecho mucho antes. Sé que "siempre" (no estoy seguro de desde cuándo, pero mi padre también dijo "siempre") rechazaba a mi madre, pensando en mi padre principalmente se queda en blanco. Recuerdo muy pocas ocasiones: mi padre yendo conmigo a un partido de fútbol, que no me importaba en absoluto, o mi padre amenazándome con arrastrarme a la fuerza a la peluquería para cortarme el pelo, que entonces me estaba creciendo. Poco más. ¿Tenía miedo de mi padre? No lo sé realmente. Supongo que hasta cierto punto sí, especialmente cuando era más joven. ¿Mi padre me protegió? Por supuesto que no. Me mantuvo tan abandonade emocionalmente como mi madre, ambos probablemente más debido a su propia incapacidad.

Pero aunque sigo odiando a mi madre, y no sé cuántas veces he deseado su muerte, no siento el mismo odio por mi padre. Simplemente no me importa, y prefiero no tener ningún contacto con él (ni tampoco con mi madre). Y, en cierto modo, cuando a veces me imagino que están muertos, suele ir acompañado de una sensación de alivio.

Siento que durante este episodio de TEPT complejo y agudo me estoy re-maternizando especialmente, es decir, he estado trabajando en la autocompasión, poniendo el autocuidado en el centro. Todavía no estoy tan seguro de la re-paternización y la auto-protección.

Todavía estoy muy lejos de recuperarme del trauma complejo de mi niñez y adolescencia. Pero al menos siento que estoy llegando a entenderme mejor, a comprender lo que está pasando. Y siento que esta comprensión me está ayudando ahora a salir de este episodio de TEPT complejo y agudo, para poder no sólo sobrevivir sino vivir mi vida nuevamente. Es probable que este no sea el último flashback emocional, o el último episodio de TEPT complejo agudo. Pero de ahora en adelante espero poder identificar mejor cuándo está sucediendo esto, y también espero que no sea tan malo otra vez, y que pueda enfrentarlo mejor cuando suceda.

El camino hacia la recuperación todavía es largo. Nombrar lo que está sucediendo es sólo un primer paso.

Tags: