Saltar a Navegación

Retomamos el orgullo

El 29 de junio de 2019, participamos desde el Bloque Critico - Disidencias del Sur en el Orgullo Sevilla 2019 "oficial", es decir, el orgullo capitalista, despolitizada, mercantilizada, homonormatizada. Pero ¡no nos callamos! Reclamamos a nuestro orgullo, un orgullo politico, un orgullo de disidencia, un orgullo como revuelta.


 

En el Orgullo Sevilla 2019 mostramos qué existimos, qué no todes están de acuerdo con su despolitización y homonormalización del Orgullo (qué en los medios de comunicación ya se llama "cabalgata" - la despolitización en extremis). Reclamamos el orgullo como protesta y revuelta.

 

Recordamos a los origenes del Orgullo en Nueva York en 1969. Recordamos a la piedra de Marsha P. Johnson:

En este mes de junio de 2019 se cumplen 50 años desde que Marsha P. Johnson arrojara una piedra contra el poder, materializado en forma de agente policial. Esa piedra portaba un mensaje: nuestros deseos no son perversos, nuestros afectos no están enfermos, y nuestros cuerpos e identidades nos pertenecen, le escueza a quien le escueza. Tras este medio siglo, podemos celebrar que quienes pusieron el cuerpo han conseguido liberar algunos de los derechos vitales que “la dictadura de lo normal” tenía secuestrados. Pero aunque en torno al Orgullo todo sea triunfal y los unicornios estén de moda, quedan muchas piedras por lanzar a diestro y siniestro.

Y lanzamos algunas de estas piedras - metaforicamente. Una piedra para Cuidadanos, qué pacta con la extrema derecha y luego quiere utilizar el Orgullo para su "pinkwashing". Les organizadores del Orgullo de Madrid - un orgullo todavía más comercialidado qué el Orgullo de Sevilla - al menos han tomado algunas consecuencias y han echado a Cuidadanos del Orgullo, pero en Sevilla nada de esto, aunque en Andalucía PP y Ciudadanos están gobiernando con el apoyo de VOX. Gritamos "Ciudadanos fuera del orgullo", y parece qué algunas personas pasaron a acciones más directas.

No sorprende que se quejan (no fue pintura sino purpurina), con un discurso orwelliano. Si, no toleramos que se intenta mercantilizar y despolitizar a nuestra revuelta. No toleramos la homonormalización, no toleramos nuestra asimilación dentro de un marco heteropartriarcal qué solamente nos "tolera" si nos hacemos "presentables" y desfilamos el día del Orgullo para el beneficio del turismo en Sevilla.

No toleramos a un partido en nuestro Orgullo que pacta con los homofobos de la extrema derecha con su discurso de odio. No toleramos la "libertad" de Ciudadanos, qué significa una libertad del mercado, una libertad individualizada qué margina a gran parte de nuestras disidencias sexuales y de género. No queremos su "libertad", queremos revolución.

 

Este año no conseguimos echar también a la policía de GayLesPol del Orgullo. Nos parece una verguenza está participación. ¿Nos hemos olvidado de su papel represivo, su homofobia, transfobia y queerfobia institucional?

Es humillante la presencia de Gaylespol (la asociación de policías LGTB+) en los Orgullos institucionales, porque no se puede estar en nuestra misa y con la porra dando, porque la persecución de personas indocumentadas, el asedio a prostitutas o la protección a grupos nazis es opresión, y todas las opresiones son una. En el mundo que queremos, no queremos una policía gayfriendly, queremos que las fuerzas represoras del Estado y sus centros de internamiento dejen de existir.

 

Al llegar a la Alameda, nos fuimos a la Plaza de la Mata, y organizamos nuestra fiesta autogestionada fuera de su espectaculo del consumo. Leímos a nuestro manifiesto, y celebramos nuestro Orgullo.

El año que viene volveremos. ¡No nos dejamos callar! El Orgullo es protesta, el Orgullo es revuelta!



Main menu 2

Article | by Dr. Radut