Miedo. Enfado. Rabia

Tengo qué admitir que la policía ayer me metió el miedo en mi cuerpo. Ayer, después de volver a casa, mi cuerpo se quedaba tenso hasta la noche. Ni un baño caliente y largo fue capaz de relajar al cuerpo. Se quedaba tenso y me dolió el cuerpo por la tensión. Solamente por la noche, después de otro ataque de ansiedad y llorando no sé cuanto tiempo por fin el cuerpo se relajó, la tensión desapareció.

No obstante, no dormí bien la noche. Intenté tranquilizarme con algo de música tranquila – Jan Garbarek: Rites – pero creo que no encontré sueño hasta mucho más tarde. Por la mañana tuve otro ataque de ansiedad, y durante toda la mañana tuve que llorar bastante. Casi me puse a llorar en la tienda ecológica de mi barrio.

No estoy capaz de hacer nada. Siento un alto nivel de ansiedad, y un falta de ánimo total. Hablé con unes amigues, qué me ha ayudado a tranquilizarme un poco – pero no sé cuanto tiempo durará.

Al mismo tiempo tengo mucha rabia, y no puedo hacer nada con esta rabia. Estoy pensando comprarme un espray para algo de graffiti, para así expresar mi rabia (contra la policía, contra el Estado). Tengo la fantasía de llevarme siempre una piedra gorda en mi bolsa para tirarla a un coche de la policía. No sé qué hacer con esta rabia.

Al otro lado hay el miedo. He cancelado saltarme del confinamiento para ir a casa de una amiga, y me siento male. Ahora, me siento mucho más confinade. Horrible. Además, también me han quitado el escape de ir al río para mirar al agua, llorar, o lo que sea. Ha sido mi salvación hace cuatro años, cuando tuve otro colapso, cuando me salió el trauma de mi infancia. Y ahora, ¿qué? Ya no me es posible esté manera de atender a mis necesidades. Otra privación más. Y sube mi nivel de ansiedad.

Al menos hasta el 10 de mayo es poco probable una relajación de las condiciones del confinamiento para mayores de 14 años. ¡Mierda!

Tags: