Saltar a Navegación

Cuanta más violencia, menos revolución

Porque la revolución no significa nada si no es una lucha por la humanidad, contra todo lo que es inhumano e indigno del ser humano. Por eso siempre hemos declarado que cuanto más real es la revolución, menos violencia hay:

Cuanta más violencia, menos revolución

(Bart de Ligt)

 

CONTRA LA LÓGICA DE LA VIOLENCIA (REVOLUCIONARIA)

(...)

"Negamos firmemente toda dignidad moral y socialista a todos los actos revolucionarios de violencia. La violencia, siempre un intento de atentado contra el ser humano, está en la más aguda contradicción con el espíritu del ideal socialista. (...) Tampoco hay justificación para la violencia en el hecho de que se utilice en nombre de los intereses y sufrimientos de la mayoría de la humanidad trabajadora y oprimida,"(1) esta declaración del revolucionario social ruso Isaak Steinberg, temporalmente el Comisario del Pueblo para la Justicia después de la Revolución Rusa, lleva a un problema central relacionado con el uso de la violencia "revolucionaria": todo uso de la violencia está en contradicción con la utopía deseable del socialismo (2) o de una sociedad noviolenta y sin dominación".

Toda evaluación de las acciones políticas y de los medios utilizados debe desarrollar sus criterios a partir del objetivo deseado, no sólo de la acción concreta individual, sino también de la utopía política, si es que existe. Todo lo demás conduce a una arbitrariedad de medios, a la fórmula vacía "el fin justifica los medios", con la que en la historia toda crueldad ha sido justificada desde todos los puntos de vista.

"Y siempre los guardianes de los fines, los gobernantes temporales de la historia humana, a menudo sinceramente, pensaron y repitieron ante sí mismos o ante los demás: ' ¡El fin justifica los medios!' (...)

Pero si el punto de vista "técnico" se basa en esta fórmula, el punto de vista "moral" debe tener otra fórmula. Creo que se puede captar y establecer sin dificultad. Se leería: No es el fin el que santifica los medios, sino el fin que es santificado por los medios. No todo está permitido - dice esta fórmula. No basta con determinar, espiritualizar y adornar el fin; quedará como un sonido vacío si el camino que conduce a él no está íntima y profundamente relacionado con él. La meta es un plan maestro que el espíritu humano creativo diseña, una silueta distante en el horizonte espiritual, un recipiente amplio y abarcador que espera su realización creativa. Los "medios" son la mano elegida, sensible y dotada que, según este plan, erige el edificio, da vida a la verdadera silueta, llena hasta el borde el vaso sombrío. Sólo a través de medios seleccionados y relacionados puede el esquema ideal de la meta ser revestido con la carne y la sangre del acto ideal y el ideal encarnado. El fin justifica los medios" significa: A través de la falta de escrúpulos en la elección de las formas, la realización del marco externo de la tarea es posible. El fin es santificado por los medios": sólo a través de la aguda selección de los medios se puede realizar el sentido profundo de la tarea"(3).

 

La noviolencia:
Una poderosa alternativa a la violencia "revolucionaria"

La alternativa a la violencia, sin embargo, no es aceptar la injusticia, la violencia estatal y la violencia vertida en las estructuras (no sólo las armas pueden matar, sino también las estructuras que llevan al hambre, la explotación, etc.), sino el cambio noviolento (o mejor dicho, la revolución) de la sociedad. La discusión sobre esto es antigua (por eso cito textos predominantemente antiguos), y se llevó a cabo extensamente, especialmente en el movimiento anarquista de los años 20 y 30 (4).

La noviolencia es más que cadenas de luces, tomarse de la mano y pedir a los gobernantes que reconsideren sus vergonzosas acciones. Esta imagen distorsionada de la acción noviolenta es mantenida extensamente por muches (y ciertas corrientes de la noviolencia no son totalmente inocentes de esto), pero tiene muy poco que ver con una comprensión revolucionaria de la no noviolencia.

El objetivo principal de los movimientos noviolentos no es convencer a los gobernantes o a los opositores, sino obstaculizar la implementación de sus planes mediante la construcción de un contrapoder noviolento (5) desde abajo. Se pueden citar numerosos ejemplos, por ejemplo la resistencia noviolenta contra el golpe de Estado de Kapp Putsch en la República de Weimar (6), las acciones de resistencia noviolenta en numerosos países de Europa ocupados por la Alemania nazi o la lucha por la independencia de la India bajo Gandhi.

Una característica importante de las acciones noviolentas, sin embargo, es que respetan al oponente como persona, pero luchan en contra de su función. Todas las acciones en las que esta distinción no se hace clara sin una gran cantidad de explicaciones no son, por lo tanto, en el sentido de la política noviolenta, ya que pueden ser malinterpretadas como un ataque personal a una persona. Otro punto importante es que debe ser posible para el oponente salir del conflicto mientras preserva su propia cara. Este punto incluso juega un papel en la planificación militar, ya que una situación desesperada suele llevar a una mayor resistencia.

 

La historia la hacen las minorías

Los levantamientos sociales hasta las revoluciones son realizados generalmente por minorías. Esto se aplica tanto a los movimientos noviolentos como a los violentos. Para el éxito político es importante el contexto, la llamada "opinión pública" (no confundir con la "opinión publicada"). Y esto se aplica no sólo a las sociedades democráticas formales, que en cierta medida conceden libertades políticas, sino también a situaciones extremas como la ocupación de muchos países europeos por la Alemania nazi.

En un estudio sobre la resistencia civil en las condiciones de esta ocupación -y esta resistencia era más numerosa y más efectiva de lo que se sabe en general- se elaboraron las siguientes características de la resistencia noviolenta exitosa:

  • Las acciones en sí mismas suelen estar apoyadas sólo por pequeñas minorías, que, sin embargo, pueden incluir a varios miles de personas;
  • Les activistas necesitan un entorno de simpatizantes que no participen continuamente en las acciones por sí mismos, sino que difundan las ideas y lleven a cabo pequeñas acciones de apoyo;
  • Como protección contra la represión, es necesaria una opinión pública más benévola. Esta opinión pública funciona aunque no se publique, porque no queda oculta a los gobernantes como un estado de ánimo(7).

Estos resultados, que son válidos en condiciones extremas, también se aplican en última instancia en los países democráticos formales y no pueden limitarse a los movimientos noviolentos, sino que pueden transferirse fácilmente a los conceptos de lucha armada.

 

La dominación necesita obediencia

Sin embargo, los movimientos sociales, sean o no no no noviolentos, no surgen por sí mismos y no se encienden por sí mismos desde condiciones insostenibles, injustas y degradantes. Aquí hay que añadir un factor importante: el Estado debe ser reconocido como ilegítimo, la legitimidad de la norma debe ser retirada.

Una estrategia política debe estar orientada al éxito y no sólo a la satisfacción personal o a la compensación de la frustración. El sistema es estable en última instancia porque puede basarse en el consentimiento tácito de los gobernados (8).

La retirada de este consentimiento es una de las armas más afiladas de la acción noviolenta. La negativa, la huelga, la " no-cooperación" son formas de acción con las que se deniega la obediencia a los gobernantes. Sin esta obediencia, cualquier gobierno finalmente colapsa (lo que no significa que no resistirá este colapso por la fuerza). Esta realización es antigua y ya fue discutida en el siglo XVI en un ensayo de Etienne de la Boetie sobre "La servidumbre voluntaria". Toda una serie de teóriques anarquistas o noviolentos se refieren a este escrito clásico: desde Henry David Thoreau ("sobre el deber de desobedecer al Estado") hasta Gustav Landauer ("La Revolución") y Gandhi, que aplicó masivamente la estrategia de la no cooperación en la India.

La acción noviolenta, sin embargo, no se agota en la negación, en lo negativo. Un elemento importante de la revolución noviolenta es el carácter constructivo de las acciones, la creación de formas no jerárquicas de organización, de estructuras económicas alternativas en el aquí y ahora. Este "comienzo socialista" (Gustav Landauer) hace posible una revolución social exitosa en primer lugar. Y de eso se trata en última instancia: no de "un poco más de derecho de asilo", sino de la sociedad noviolenta y sin gobierno.

 

Repercusiones

"Estamos lejos de volver a convertir la noviolencia en un dogma" (Clara Wichmann), pero no se trata de pegar las diferencias en el movimiento de izquierda y revolucionario y finalmente decir la palabra "todo es posible" omitiendo la discusión sobre la violencia. No quiero romperme la cabeza de aquelles que aceptan la violencia como un medio de la política, sino limitarme al punto de vista noviolento. Esto fue claramente formulado por la Internacional de Resistentes a la Guerra ya en 1968 en una declaración sobre los movimientos de liberación, y yo lo apoyo sin reservas:

"Nuestro compromiso inquebrantable con la noviolencia no significa, sin embargo, que seamos enemigos de los movimientos revolucionarios de nuestro tiempo, aunque no estemos de acuerdo con algunos de ellos en algunas cuestiones fundamentales (....)

Saludamos a todos aquellos que utilizan acciones noviolentas en sus luchas, independientemente de las tendencias y limitaciones actuales de la violencia. También saludamos a nuestros hermanos y hermanas en los movimientos de liberación. Cooperaremos con ellos siempre que sea posible, pero sin abandonar nuestra convicción de que los cimientos del futuro deben estar en el presente, de que una sociedad sin violencia debe comenzar por les revolucionaries que renuncian al uso de la violencia"(9).

 

Andreas Speck
Graswurzelgruppe Oldenburg

Es una contribución personal de un miembro del Graswurzelgruppe Oldenburg, pero no una declaración del grupo.

Notas

(1) Isaak Steinberg: Gewalt und Terror in der Revolution. Berlin, 1931

(2) Aquí, "socialista" no debe confundirse con el socialismo de estado del antiguo bloque oriental, sino que representa a un socialismo anarquista o a un socialismo no gobernado y, por lo tanto, antiestatal.

(3) Isaak Steinberg: Gewalt und Terror in der Revolution, a.a.O.

(4) vgl. hierzu: Sozialgeschichte des Antimilitarismus. graswurzelrevolution, Sonderheft

(5) Aquí el "poder" debe distinguirse muy claramente de la "dominación", porque no se trata del establecimiento de una nueva estructura de dominación. Aquí el "poder" debe entenderse más en contraste con la "impotencia" como la capacidad de hacer algo y de influir en el desarrollo social.

(6) vgl. hierzu: Soziale Verteidigung. graswurzelrevolution, Sonderheft

(7) Jacques Semelin: Unarmed Against Hitler. Civilian Resistance in Europe 1939 - 1943. Westport/USA 1993

(8) este es también el gran problema del movimiento anarquista en la RFA. ver en detalle: Michael Wilk: Staatlichkeit als Okkupation. Schwarzer Faden Nr ..., 1993 und 1994

(9) War Resisters' International: Befreiungsbewegung und die WRI. Erklärung des WRI-Rates in Wien 1968

Publicado en alemán en: Oldenburger Stachel 1/95



Main menu 2

Article | by Dr. Radut