¿Confusión emocional? ¿Acoso sexual?

Ayer al mediodía hice un paseo por la Alameda. Salí con mis cascos puestos, escuchando musica. A llegar a la Alameda un hombre con bicicleta habló conmigo, y me acompañó un rato hasta le dije que quise estar sole. Continué mi paseo dando una vuelta, y encontré otra vez el mismo hombre y me pidió hablar. Pensé ‘¿por qué no?’, y nos sentamos en un banco en la Alameda. Hablamos un poco, y me dijo que es fisioterapeuta y vive en un pueblo a 10km de Sevilla. Le dije que vivo en Sevilla, y hablamos un poco más. Me comentó que tenía mucho músculos, y le comenté que estoy tomando estrógenos. Me preguntó si podríamos ser amigos, y le contesté que no nos conocemos, y que esto necesita tiempo. Me preguntó si tengo pareja, y le comenté que no, y tampoco busco pareja. El respondió que tampoco tiene pareja.

Nos levantamos y empezamos a pasear un poco, el con la bici a mano. Me comentó que fuera guapo o guapa (no pudo decidir que género utilizar), y me preguntó si el fuera guapo. Contesté que no pienso en estos términos, que necesito conocer a una persona. Realmente fue demasiado rápido para hablar, llegamos a un sitio cerca del mercado de la Feria más tranquilo y con sombra, y nos sentamos. El empezó a masajear mi musculo gemelo, y como me comentó antes lo de fisioterapeuta pensé otra vez ‘¿por qué no?’. Subió al musculo de muslo, y mis alarmas se activaron. Llevé un vestido ligero, y se acercó a mi eslip, pero no pasó nada, no hizo nada incorrecto.

Me propuso masajear mi hombro, y como casi siempre es tenso asentí. Realmente fue agradable. Hasta intentó besarme en el nuco. Me levante y le dije que no, que esto es demasiado rápido. Dije que tengo que irme, y me pidió un abrazo, y no vi un problema. Le di un abrazo normal, y después el intenté abrazarme frontal, para hacerme notar su erección (no lo sé, de verdad). Me liberé, y me fui, muy removide. Antes pensaba que quizás podría pedirle su móvil, si realmente quiere conocerme, pero después de esto ya no. Me fui, y el se fue.

Llegue a casa muy removide. Intenté entender que pasó, sentir lo que sentía, y no fue fácil. Sentí dolor. Sentí tensión. Dolor por la invasión en mi espacio intimo. Pero al mismo tiempo me gusto que alguien deseaba a mi cuerpo. No me ha pasado desde años. No lloré. Me relaje lo suficiente para calentarme un almuerzo, y luego intenté relajarme más. Escribí algo en mi diario sobre el suceso, todavía muy confuse. Pensé en volver a la Alameda para buscarle y confrontarle, pero no lo hice.

Subí a mi cama para descansar un poco, pero también sentí deseo. Me masturbé, pensando no tanto en el, más bien en una situación similar pero más consentida. Pero también sentí vergüenza masturbándome pensando en este suceso.

Me levanté y escuché musica un rato. También conseguí leer un rato (Alex Iantaffi y Meg-John Barker: How to understand your gender. A practical guide for exploring who you are - Cómo entender tu género. Una guía práctica para explorar quién eres). No deje en pensar en lo que pasó.

Más tarde, a las 20:00h, hice otro paseo por la Alameda, pero no fue para buscar a el. Más bien quizás encontrar a alguna persona conocida. No encontré a nadie, ni encontré una mesa para sentarme, y volví a casa. Cené, y escuche más a musica, y luego me acosté. Pero no pude dormir. Me vinieron muchas emociones de nuevo. No lloré, pero me levanté y me sentí un poco en nuestro salón, para que al menos mi llanto no despertaría a mis compañeras de piso. Pero no lloré. Sentí dolor y mucha confusión. También ansiedad. Volví a mi cama, pero no dormí bien toda la noche.

Me desperté temprano, con la espalda muy tensa, y muy cansade. Intenté dormir más, pero sin éxito. Sentí ansiedad, mucha ansiedad en el pecho. Vergüenza también. Me pregunté, ¿esto fue un acoso sexual? ¿Que podría haber hecho distinto? Pero también pensé en mi deseo sexual, despertado por lo que pasó (aunque no deseo a el). Cuando me tocó, no sentía nada de deseo. Me masturbé otra vez.

Me levanté y desayuné. Y me puse a escribir este texto. Me quedo muy removide.

Tags: