Caída

Ayer, al final, caí. Lo vi venir desde la mañana, pero fui incapaz de evitarlo. Caí, y fue doloroso. Lloré mucho, y aunque un baño largo me ayudó a tranquilizarme un rato, luego lloré de nuevo al mirar los mensajes en mi móvil. No eran los mensajes, era el hecho que no podemos vernos, abrazarnos, y ver los mensajes de amigues con les que normalmente me encontraría me hice llorar.

También bebí. Sé que no es bueno, pero en las últimas semanas he llegado a media botella de vino al día, al menos. No es el momento para también lucha contra el alcohol. Sé que me lo puedo quitar fácilmente cuando se acaba esto, cuando salgo de este trauma.

Al acostarme, me dolieron la cabeza y el estomago por tanto llorar. No tuve que llorar más, y conseguí dormir bien al menos unas horas – estuve cansadisime, como la noche anterior no dormí bien, ni mucho. Pero me desperté a las 6:00h de la mañana, todavía con mucha ansiedad.

Me levanté con ansiedad en el pecho otra vez. A veces también siento miedo en el estomago. Miedo de no se qué. Ayer me pasaron un “plan de desescalada” del confinamiento, y me da miedo. Distanciamiento social de 2m hasta al menos finales de junio (si todo va “bien”), aunque gradualmente nos van a permitir salir más, encontrarnos manteniendo una distancia de 2m. No puedo. No sé que es peor, ¿no encontrarme con nadie o encontrarme con amigues y no poder abrazarnos? Si podría elegir entre el virus y más trauma, elegiría el virus siempre. Pero no tengo esta opción.

Estoy en mi límite, y siento que no puedo aguantar mucho más. Intento decirme que esto pasará, que saldré de esto más fuerte, más en contacto con mi misme, pero no consigo a convencerme.

Hoy voy a encontrarme con una amiga, y espero que esto me viene bien. Algo de vida “normal”, ahora ilegal: contacto humano. Abrazos. Charlar. Beber. Vivir. No permito que me quitan esto, y me da igual su Estado de Alarma. Mi Estado de Alarma personal es otro: retraumatización, ansiedad, impotencia.

Tags: